Aquel otoño en Domingo

Los domingos por la tarde tengo la costumbre de acompañar a mi sofá en una larga estancia por los brazos de Morfeo.  Es un siestón de nota alta, rayando el sobresaliente,  en el que  parece que se para el tiempo y el espacio, en el que me convierto en pura estupidez ensimismada a la espera de los avatares de la semana naciente.

Ese dejarse llevar, esa pérdida de conciencia sin remordimiento, ese “que aquí me las den todas”, ese paso de lo efímero a lo eterno fue truncado ayer por un  partido de rugby en Torrejón.  La empanada que llevaba fue resuelta en un instante viendo a los chicos como se dispusieron a jugar.  Me tiene loco el equipo sub.-18 de Uro Rugby Alcorcón; ese equipo que se te mete en las venas sin apenas darte cuenta, se lo digo a los nuevos por que el asunto no tienen retorno.

Nuestros chicos que nos conocen más que al contrario  ya que nos han visto desde pocos centímetros del suelo, esos jóvenes que como una novia bipolar te odian un día y te quieren al otro, hacen lo mismo cuando juegan al rugby;  sino ¿ cómo se explica la transformación en juego y actitud entre un partido y otro?. El caso es que el domingo  todos los seguidores gozamos de lo lindo, los chicos no paraban de correr, de pelear, de hablar entre ellos y de jugar en equipo. Siguen teniendo las mismas fortalezas y debilidades que tiempo atrás. La mayor fortaleza: una raza que te pone los pelos de punta, (el gen del miedo es desconocido para ellos), les da igual enfrentarse a gordos, flacos o medio pensionistas, el caso es que son imparables en su valentía.

El partido se puso muy bien porque a diferencia de otros encuentros dominábamos los RAC y la MELES, jugábamos más tiempo en su H que en la nuestra y se les veía inmunes al desasosiego y a los malos momentos, jugaron tan bien, estaban tan animados que parecían los All Black en una despedida de soltero.

Que lujo, los pelos como escarpias tengo. La debilidad: que somos algo flojillos físicamente; o tenemos mala suerte o se han puesto de acuerdo para turnarse en los mimos pero se lesionan mucho y se desgastan en los segundos tiempos, (nada nuevo bajo el sol); tanto que casi nos coge en el marcador el equipo contrario; la buena noticia es que eso se corrige con buenas horas de caña (no de cañas) y comiendo menos…….. bollos. Fácil para nuestros campeones.

Me gusta que lleguen los partidos de nuestros chicos porque me desconecta del mundo rutinario y descolorido, me emociona verlos, no cambiéis y si lo hacéis para mejor, sois el porvenir y no me importaría que dejarais en evidencia a las generaciones que os preceden. Si alguna vez tenéis tentaciones egoístas e insolidarias, no os preocupéis lo más mínimo, ya estarán vuestros padres para haceros un placaje en condiciones.

Texto: Tomás Soria

Fotos: Dioni


From Ingenur Veloria Torrejón – Guada vs URO/CAU Sub18. Posted by URO Rugby Alcorcón on 10/24/2017 (84 items)

Generated by Facebook Photo Fetcher 2


2017-11-08T09:18:05+00:00

Un comentario

  1. Gabriel 26/10/2017 en 23:40 - Responder

    Que gran crónica Tomas…. Siempre nos llevas al campo de juego a sentir ese fragor del juego desde la.banda como un observador privilegiado… Saludos

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.