Brillante final de temporada del URO Rugby Alcorcón Femenino

Las Gatetes / FisiCras del URO Rugby Alcorcón dieron por concluido el curso 2017-2018 en la tarde de ayer miércoles cayendo ante Liceo Francés (38-19) en un interesante partido con un gran juego desplegado por las alfareras.

La temporada finalizó. El curso 2017-2018 echa el telón en el rugby femenino, en su versión Liga Desarrollo y lo hace de una manera brillante y esperanzadora. Dos derrotas sólo: la de ayer ante Liceo en el Stade Ramón Urtubi y en casa ante Knave Aeronáuticas. Sumado a cinco victorias, una incomparecencia (Dulcinea), es el balance que deja la sección del senior, que como ya hemos comentado, más alegrías ha dado a la parroquia alfarera este curso.

Un equipo claramente de menos a más que a cada partido jugado mejora de manera exponencial. Un equipo que se ha integrado a las mil maravillas uniendo la juventud y experiencia del universitario de físicas con la ilusión y compromiso local. Un equipo que ha solventado las dificultades propias de las convocatorias y que se entrena con tesón y con muchas ganas de aprender cada día. Y para finalizar, un equipo que enarbola la bandera del rugby dentro y fuera del campo, recuperando esa antigua ilusión y romanticismo que tuvo hace tres – cuatro años su hermano de oval.

Quedaba sólo la fecha de ayer para finalizar la temporada. Se nota y se aprecia el cansancio de una plantilla con una lista no extensa y que a estas alturas llega con el deposito en reserva a cada partido. No obstante la ilusión permite a este conjunto el andar algún kilometro mas de lo que marca la aguja, y permitirse jugar ante todo un Liceo Francés en su propio estadio. Lágrimas comenzaban aparecer a un servidor cuando entró en el Ramón Urtubi y vio el espectacular remodelado césped instalado recientemente. Lágrima de sana envidia que acabó en lloro de envidia insana cuando UFO, capitán del equipo masculino y también espectador en la tarde de ayer, me indicó con el dedo una pequeña caseta de madera mientras esbozaba un “eso de allí es un bar, lo abren los días de partido”. La tarde era ideal para un buen partido de rugby y así sucedió. Las liceístas empezaron rápido en su juego y en las rupturas, que fueron la base de su estrategia y de donde sacaron la mayoría de los puntos. Una buena primera jugada de movilidad en ambos costados permitía a Bruna ensayar y que Guada convirtiera el primer pateo a palos. 7-0. No se desmontó el equipo de Pelos y Javi y empezó la maquinaria rosa y negro (uniforme físico que se utiliza en los partidos de visitante) a engrasar con un juego muy pegado a las delanteras, beneficiándose de los golpes de castigo para que Matilda saliera rápida entre el pack local. Volvía a romper Liceo, esta vez Wendy, y ponía el 12-0 tras el estéril lanzamiento a palos. Con ese resultado cabría la opción a perder la cabeza y salirse del partido. Las gatetes han cogido bien el ritmo de una competición donde el resultado sólo sirve para las RRSS y para que un servidor de cuenta de él, por lo que se olvidaron de el. Trabajaban y buscaban las rupturas de Frijolito y la astucia de Vespa. La velocidad de las locales seguía llevando de cabeza a las alfareras, y Bruna subía el 17-0 con su doblete particular. Poco después llegó la recompensa al juego y a la posesión. Vespa ensayaba, sin que Frijolito pudiera convertir, y justo al final del primer acto, Liceo mordía césped en marca gatete y cerraba el 24-5 con el triplete de Bruna y la transformación de Zipi.

Leyendo el número de ensayos se aprecia una superioridad local importante. No fue así en realidad, Liceo jugaba muy bien al contragolpe y una vez que encontraba el intervalo su velocidad la hacía intocable. Hubo muchos de estos conatos que fueron bien defendidos. Se efectuaron buenas carreras en defensa y placajes efectivos desde la zona de zaguero, con una Pepperoni que a cada partido defiende con mayor efectividad. El ataque FisiCRA se perdía en los rucks que se liberaban con excesiva lentitud y que acaban en un pick & go cercano al punto de contacto ganando metros, pero sin descolocar a las “gordas” liceístas.

La segunda parte fue, aunque similar en concepto, mucho mejor para las visitantes en el conjunto del juego. Se mantenía la posesión y se jugaba con constancia a sumar fase tras fase. Además cuando se abría el oval, las manos se notaban que ya habían cogido experiencia y se desplazaba con infinito menos miedo de lo que se hacia en antaño. A pesar del ensayo de Lucia, transformado por Guada, para Liceo, 31-5, las chicas seguían dominando el oval y se vio el mejor perfil gatete de la tarde: delantera ferrea, placaje, dirección e incluso alguna pincelada de arte como en la ruptura de Frijolito, tras cruz,  que se quedó en la orilla de ser el mejor ensayo del año alfarero.

Fue entonces cuando llegó el momento para la cantera del URO (Olé) con el ensayo de Moñoños (bautizo express por su combinación de casco y peinado) tras varios minutos en la veintidós ajena con la paciencia suficiente para llegar a posar sin nervio alguno. Cecé cogió el mando del pateo y transformó. Ese 31-12 permitió jugar en campo ajeno la mayoría del segundo tiempo y además en veintidós atacando, nada de defender en línea de diez. Pero claro, si cuando atacas pierdes el balón y éste cae en manos de una tal Ceci, o la placas antes de que coja velocidad, o si no olvídate. Ese carrerón de Liceo, y la transformación de Zipi, cerraban sus 39 puntos en el luminoso. Para las gatetes les quedaba seguir con el mono de trabajo para encontrar oro. Como de oro fue el doblete de Vespa, que certificó Cecé con el pie, para sellar el definitivo 31-19.

Muy difícil jugar ante un equipo tan rápido y móvil como Liceo. Un gran grupo de chicas que pusieron difícil el ABC del rugby defensivo gatete. Brillante el juego del URO, con una delantera comprometida y con una tres cuartos que empieza a transmitir no sólo la pelota sino sensaciones de buen juego y seguridad en el pase. Por mencionar, Vespa y Frijolito, que se marcaron un partido de muy alto nivel.

Esto acaba, justo en el mejor momento, pero el sabor que deja es de gran temporada la cumplida y la que queda por llegar. Una año, el que viene, que tiene que servir para compactar, mas aún, la unión FisiCRA y mejorar los automatismos en entre ellas. Hasta que eso llegue me despido con un “Felicidades Gatetes”

Texto:@guspuente11

Foto:Liceo Francés Femenino

2018-04-19T13:41:07+00:00

Deje su comentario