Desproporcionada derrota del Rugby Alcorcón ante el Complutense Cisneros Theta

El URO Rugby Alcorcón A regresó a la competición después del pasado parón por el puente y no tuvo nada de fortuna en su vuelta. El primer equipo perdió de manera desproporcionada ante Complutense Cisneros Theta por un contundente 86-7. Una pesadilla de encuentro por lo abultada de la derrota, aunque el equipo Tigre cuajó un buen partido, sobre todo en la primera mitad.

Mañana fría pero soleada en el Campo de Rugby Juan Pablo II de Hortaleza, que acogía por sorpresa el duelo entre el Complutense Cisneros Theta (Cisneros C) y el URO Rugby Alcorcón A. El partido estaba planificado una hora antes en el Campo de Rugby de Paraninfo, en Ciudad Universitaria. El mal estado de éste, sumado a las lluvias acaecidas el sábado, dieron al traste una de las pocas ventajas a priori con las que contaba el URO Rugby Alcorcón para poder frenar la rapidísima y móvil línea de tres cuartos colegial. Aún así, el partido se planteó de la mejor de las maneras, de tú a tú y cara a cara. El URO salió a morder y a no dejarse amendentrar por un equipo, que rápidamente se hacía con la propiedad del oval, pero que no conseguía romper la línea de presión alfarera. Y cuando lo hacía, llegaban los placajes efectivos de los alas y zaguero que truncaban las opciones de éxito azul y azul.

Diez, fueron los minutos que consiguió el URO frenar todos los frentes que abrieron los colegiales. Poco a poco abrían y encontraban por fín la superioridad en el ala. Una de estas acciones sirvió para otorgar los primeros siete puntos, tras una gran transformación, del partido. Ese primer ensayo no mermó para nada la actitud tigre, que seguía jugándole a cara de perro al rival, e intentando sacar sus opciones con buenas llegadas a los flancos tras mucho trabajo por el centro. Tuvieron que sacarse de la chistera una genialidad los locales para volver a mover el tanteo a 12-0. Sin duda, el mejor ensayo del partido, con una rapidez y una continuidad insultante. A los alfareros les costaba mucho hacerse con las fases estáticas, especialmente con la melé, pero en coraje no había nada más que la delantera tigre sobre el pasto de Hortaleza. A los veinticuatro minutos, Jumbo, conseguía posar después de que el pick & go tigre diera sus frutos en veintidos colegial. Billy transformaba y sumaba el 12-7 en el marcador. Los alfareros estaban consiguiendo lo que se les pedía de ellos: que no perdieran la cara y que confiaran que se podía ganar el partido. Pero de confianza no se come, y trás un fuerte golpe a UFO en veintidós derecha colegial, el oval en escasos segundos acabó en el opuesto y traspasando línea de marca, 17-7. Lástima que en la última jugada de la primera parte, los tigres dejaran una puerta abierta para que consiguieran los locales el cuarto try y el bonus ofensivo. La primera parte era ya historia reciente del rugby con el 22-7 en el marcador final del primer acto.

La segunda parte duró quince minutos escasos. Hubo partido y hubo actitud, a pesar que en ese cuarto de hora se encajaron dos ensayos y se jugó diez con catorce, por la amarilla (discutible) a Paquirrín por juego peligroso. Desde ese minuto cincuenta y cinco, poco más que relatar. De treinta y cuatro puntos se pasó a ochenta y seis de una manera inmisericorde por parte de los colegiales. No hubo más que felicitar a los líderes por el gran partido, el gran equipo que tienen, y sobre todo, por lo bien que juegan al rugby.

Gustavo Díaz dejó un buen análisis al final del partido. Se sacaron conclusiones muy positivas del mismo a pesar del resultado. Difícil es justificar el marcador, aún sabiendo que con la actitud de la primera parte se pudo jugar a ganarlo. Sólo un poco más de ésta, unido a no haber bajado los brazos tras las primeras adversidades de la continuación, hubieran bastado para estar en la pomada hasta el minuto ochenta. Díaz, destacó que el equipo mantuvo el tipo con catorce jugadores y que el resultado no hacía justicia con la diferencia que existió entre ambas escuadras. En definitiva, les dió la enhorabuena por los cincuenta y cinco minutos donde el Rugby Alcorcón quiso ganar al temido Cisneros.

Este resultado deja a los colegiales líderes, aunque con los mismos puntos que San Isidro – Fuencarral, que ganó en su desplazamiento al Valle del Arcipreste por 12-32 a CR Majadahonda. Tercero se cuela CR Veterinaria, que se suma a las revelaciones del año, tras su victoria en casa al cuarto clasificado, el XV del Lirio, 38-22. Mucho parece que tiene que decir el equipo verde este año, ya que ha arrancado la liga de una manera espectacular. Quinto es Olímpico de Pozuelo B, que parece que rearma el tipo después de ganar en el Polideportivo La Luz de Tres Cantos a los locales por 5-24. Getafe CR, saca petróleo de un maltrecho Industriales B y se coloca octavo, por delante de los tigres, tras la victoria 7-20 en El Cantizal. CAU Metropolitano B, dió la sorpresa de la jornada tras su victoria en Orcasitas a Madrid Barbarians 34-29. La victoria de Getafe y CAU compacta la tabla de mitad hacia abajo con seis equipos en tan sólo cinco puntos.

Texto: @guspuente

Fotos: @guspuente

2017-05-07T16:23:58+00:00

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.