Diario de a bordo de la Fragata URO Rugby Alcorcón-Sub 16

Vigesimoprimer día del cuarto mes del año de nuestro señor de dos mil y diecisiete.
Hoy hemos recibido orden de perseguir y hostigar a cuantas naos hallemos en nuestro camino hacia mares portuguesas, ya fueren enemigos o simplemente aliados por tratado de hecho. La orden firmada de nuestro bien amado señor Felipe VI indica asimismo que podemos hacer uso de nuestra Patente de Corso y apropiarnos de cuanto encontráramos si hubiera fortuna para ello.

Con esa ilusión partimos de los puertos de la Villa y Corte, viniendo a mi orden mi segundo en el mando el Capitán de Fragata, a su orden el Teniente de Navío, un Contramaestre primero, un Contramaestre segundo y dieciocho Guardiamarinas de experimentado hacer. Además de otros Oficiales Subalternos. Con tristeza dejamos parte de la habitual tripulación en tierra debido a cuestiones de fuerza que los retienen.
La Fragata URO Rugby Alcorcón en la que tengo el honor de mandar y ordenar es una fragata ligera de menos de 16 cañones por banda, con más peso en la parte de la proa que lo hace propenso al choque frontal y más descargado en la zona de popa. En su palo mayor se enarbola nuestra enseña que ya empieza a ser reconocida de navegantes. Además de la de nuestra patria en el Trinquete y la de Corso en Mesana.

No hay novedad en la navegación salvo fuerte viento de bolina que nos hace ir más lentos. A pesar de ello hemos llegado sobre nuestro objetivo principal, por lo que ordeno al Capitán de Fragata y al Teniente de Navío que den jornada de descanso a la tripulación y a la tropa. Cosa bien recibida.

Vigesimosegundo día del cuarto mes.
La tripulación ha dormido intranquila debido a lo novedoso de nuestra misión. Pero la moral es alta y el ánimo fuerte. He mandado revisar dos veces los cañones para confirmar que estaban bien amunicionados.

Hemos sufrido una baja antes siquiera de avistar velamen en el horizonte, nuestro Contramaestre primero ha caído presa del Mal de Hércules. He tenido que ordenar al Capitán de Fragata que se hiciera responsable del Contramaestre, dando, asimismo, orden al Teniente de Navío y al Contramaestre segundo de que asumieran el mando logístico de la Fragata. Por alguna extraña razón, los Guardiamarinas parecen presa de una superchería de pueblo llano. Los subalternos hacen cuanto pueden por animarlos, pero hay desasosiego en sus miradas, lo noto. Aunque sé que estarán en su puesto cuando sea menester.

Hemos divisado en lontananza, velas amigas y enemigas y aliadas. Las naves estaban enzarzadas en encarnizado combate, retirándose algunas para luego arremeter contra otra diferente. Esperamos con paciencia a que toque nuestro turno.

Parece que el olor de la pólvora nos ha dado valor. Están todos en sus puestos, pendientes de las noticias que hubiera del Contramaestre primero, y deseando entrar en acción. Vemos que la ARS, Fragata Portuguesa, ha decidido plantarse contra nosotros. Doy orden de atacar.

Hemos sufrido una derrota. Nos han abierto una vía en la aleta de babor y nos han dañado a uno de nuestros Guardiamarinas. La tripulación de la ARS se ha dado cuenta de ello y nos ha atacado una y otra vez por ese mismo costado. No hemos conseguido hacer mella en su cerrada formación. Luego nos ha abandonado como si solo hubiera estado jugando con nosotros.

Trato de animar a la tropa.
Nos ataca la RC Lousa, otra Fragata portuguesa, pero me parece que debe tener más de dieciocho cañones por banda. Siguen la misma táctica que sus paisanos en la ARS y nos atacan por la banda de babor. Nosotros los atacamos de proa sin éxito alguno.

Sus cañonazos nos han destrozado amuras, drizas, cabos. Tenemos otras cuatro bajas más, hemos tenido que pedir tregua para cuidar de nuestros caídos. Las naos amigas han hecho parapeto y nos han protegido. La tropa está transida de dolor. Como buena noticia, el Contramaestre primero se ha recuperado.

Durante la cena, se han oído algunas risas. Desde lontananza nos llegaba el bullicio de otras Fragatas como las Galesas de Chepstow que celebraban sus victorias y las españolas de Mairena y las Tartessos.
En la vigilia, el Capitán de Fragata ha hablado con la tropa y han decidido volver a intentarlo de nuevo con la llegada del nuevo día.

Vigesimotercer día del cuarto mes.
¡Qué valor! ¡Qué gallardía! Toda la tripulación en firme pasando revista de buena mañana. ¡Qué orgulloso me siento de mis marinos! ¡Son unos tigres del mar!

Como no tenemos efectivos suficientes para manejar la cañonería, he pedido a la Fragata de Chepstow con dieciséis cañones, que nos dejase tres efectivos para poder hacer frente a un nuevo combate. Enseguida se ha venido sobre nosotros la Fragata CRUA RCL que se ha aprovechado de nuestras horas bajas, nuestros reflejos mermados y las fatigas acumuladas. Hemos sufrido más heridos. Esta vez leves.

Parece que ha habido un acuerdo tácito y las naos Españolas y las Galesas han hecho frente común contra los Portugueses. Hay un inmenso tráfico de fragatas que circulan arriba y abajo, cañoneándose.

Doy orden de volver a nuestro puerto en la Villa y Corte, donde recuperaremos a los heridos.
La embajada de recepción nos recibe con vítores.

Aquello que no nos mata, nos hace más fuertes. (Pero j…. qué sufrimiento para conseguirlo)

TEXTO: EL CAPITAN DE NAVIO DE LA URO Rugby Alcorcón


“Rugby Algarve Young Meeting”

From URO Sub 16 International Tour RAYM (Faro). Posted by URO Rugby Alcorcón on 4/25/2017 (244 items)

Generated by Facebook Photo Fetcher 2


2017-10-11T15:58:34+00:00

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.