El frío congela las esperanzas del URO Rugby Alcorcón ante XV Hortaleza Rojo

Heladas, como el campo y gradas, se quedaron las esperanzas del URO Rugby Alcorcón tras la derrota del pasado domingo en el partido correspondiente a la primera jornada del grupo permanencia de la segunda división madrileña. El 29-13 local en el Juan Pablo II de Hortaleza impidió la segunda victoria de los tigres, que aún así, dejaron muy buenas sensaciones en el pasto hortalezano.
El encuentro arrancaba con un durísimo calentamiento en un campo dónde duras se las presentaban a los de Díaz. No sólo el rival, un joven y aguerrido equipo dragón, sino por el clima que ya había dejado víctimas en forma de hipotermia en el encuentro anterior disputado entre el hermano mayor hortalecense y CAU Madrid. Ese frío hacía que los puntos de contacto fueran hasta necesarios y que las carreras, por pocas que al final fueron, “entonaran” unos cuerpos que sufrieron cada minuto del partido. Los visitantes comenzaron anotando por puntapié de castigo. Ese 0-3 se mantuvo más de veinte minutos en los que los tigres defendieron de forma férrea su zona de ensayo. Hasta tres acometidas con peligro subsanaron los tigres, momento en el que empezó a carburar el set piece alfarero que lleva un par de semanas a niveles de “cum laude”. Remontaba el XV, para que poco después y en el ocaso de la primera parte, Perno diera de nuevo la vuelta al marcador. 7-10 y un gran primer acto en su conjunto.
La segunda se sabía que se convertiría en un pura selección natural en función a la resistencia ante el frío de los contendientes. A los seis minutos el primero en anotar serían los locales, repitiendo marca ocho minutos después. A pesar de ese 17-10, el URO Rugby Alcorcón no le temblaba el pundonor, aunque si las manos. Melés extraordinarias y una touch de tiralíneas. Se buscaba la zona y no se cosechaba, por lo que el puntapié de Sherpa a palos dejaba el 17-13 con diferencia a ensayo y dentro del bonus defensivo. Todo bien, todo en orden y relativamente controlado. Lástima que el rugby no es un deporte donde se juegue sólo contra otros quince, el frío empezó a hacer mella y lo hizo más en el bando de los visitantes que sí habían sacado ventaja hasta ese momento de un campo y unas condiciones más tercas y menos dinámicas. Empezó el carrusel de cambios por hipotermias y por unos músculos que cada vez se agarrotaban más. Hortaleza, aprovechando los momentos más descontrolados del URO, ensayaba después de recibir su número 16 una serie de pegatinas en flanco izquierdo que casi le hace abandonar el campo para ir a comprarse el álbum. Desconcierto y miedo con ese 24-13 que sacaba de bonus a los alfareros. Esa pérdida del control del partido, que si habían llegado a mantener con anterioridad unido a la ansiedad por la distancia en el marcador, hizo que sentenciaran los dragones a ocho minutos del final y sellando el definitivo 29-13 en el luminoso.
Titánica la actitud de un equipo superado por las condiciones atmosféricas y por un gran XV que hizo un partido notable ante el frío y las pocas opciones que los tigres les dejaron en las fases de conquista. Lástima no “pescar” algún punto del Campo de las Naciones en un partido donde claramente pudo haber división de los mismos. De haber sido así, mentalmente hubiera otorgado todo un acicate para enfrentar el resto de jornadas que quedan. El Grupo Permanencia vuelve a cambiar su formato competitivo poco antes del arranque del mismo y de las once jornadas de antaño se pasa a jugar sólo siete, o lo que es igual, a partido único sin arrastrar los puntos de la primera fase. Próxima “estación”: San Isidro-Fuencarral.
Texto:@guspuente11
2018-02-05T14:31:46+00:00

Deje su comentario