El URO Rugby Alcorcón A arranca la segunda fase con derrota ante Atlético de Rugby

Mal arranca la segunda fase para el URO Rugby Alcorcón A, que dejó escapar de su campo de la URJC cuatro puntos vitales ante un Club Atlético de Rugby que supo aprovechar los excesivos golpes de castigo locales y la indolencia defensiva, y sobre todo ofensiva, del equipo tigre. Una dirección de juego “plana” que se olvidó de darle velocidad y movilidad al oval dejando las alas sin que el escaso césped que queda ya en la Universidad sufriera lo más minimo. Los atléticos a lo suyo, con poco frenaban a los tigres que no tocaban veintidós contraria ni por WIFI. Los visitantes encima se beneficiaban de los golpes de castigo alfareros transformándolos en puntos a base de pedir palos, seis de hecho en pocos minutos del inicio.

Seguía el URO abusando del pateo y sufriendo en exceso en los “line outs” que caían siempre de lado visitante. Facto no era capaz de hacerse con ellas y se perdía una de las armas más importantes de cara a la consecución de puntos. A los veintisiete minutos los visitantes abrían aún más hueco en el tanteo con un ensayo no convertido. Se endurecía el encuentro con el 0-11 en el marcador. El partido estaba muy trabado, y cuando parecía que moría el primer acto, Santi por fin rompió la defensa por el centro y pudo posar un ensayo, que después de la transformación de Billy, daba muchas esperanzas de cara a la segunda parte.

11Con 7-11 y la charla de Díaz en el descanso comenzaba el segundo acto. Y comenzaba como un calco de la primera. A los dos minutos el Club Atlético de Rugby dejó claro que no iba a dejar pasar la oportunidad de sacar partido a cada acción. Un golpe de castigo, alejado pero centrado, ponía el 7-14 en el marcador. No cambiaba nada de lo visto en la primera parte: balones caídos, pateos innecesarios, desorganización y falta de movilidad. La melé se combatía pero las touches eran de propiedad privada atlética. Gus Díaz se desgañitaba desde la banda pidiendo que los balones se abrieran a los costados. El oval llegaba con dificultades a las alas y se prefería jugar a ganar metros mediante la percusión de la delantera o por la ruptura de los centros buscando el intervalo. Sin llegar casi a veintidós, Atlético de Rugby ponía el finiquito con dos ensayos seguidos subiendo a 7-24 la diferencia. Los últimos minutos, ya con el partido muy cuesta arriba, fue cuando los alfareros sacaron su mejor versión. Subieron un punto su velocidad y la pelota rodaba con mayor transmisión. Una gran jugada en flanco derecho ponía el segundo ensayo en el marcador para los tigres. Lo anotaba Tofu y la conversión fue imposible para Billy. Con ese 12-24 se imprimió más ritmo en busca del punto de bonus defensivo. Las prisas son malas consejeras y no se pudo sacar más de lo había hasta ese momento. Final, 12-24 y el descenso cada vez más cerca.

Gus Díaz fue tajante en la charla post partido con los suyos “Cuando os da por divertiros ganamos los partidos, cuando os da por hacer el imbécil perdemos los partidos. Hoy os habéis divertido veinte minutos, y habeís hecho el imbécil sesenta. Conclusión: partido perdido“. El del domingo era un partido donde los puntos se antojaban imperativos. Un partido ante un rival de los que había que ganar si o si y más en casa. Puntos que de buen seguro se echarán de menos a final de curso, o incluso antes como siga el equipo alfarero en esta dirección. No sólo se pierden puntos, el URO cada vez esta perdiendo esa identidad propia de juego que le hizo, no ganar títulos que es lo de menos, pero si un prestigio y una patente de juego donde los balones se desplazaban a la velocidad de la luz.

El capitán en la mañana del domingo, Sergio Fernández Torrado “UFO” achacaba el juego tigre a un problema de “coco”: “creo que tenemos un problema de cabeza, cometemos un fallo y fallamos a continuación otras cinco veces. En vez de apoyarnos en nosotros para solucionar ese fallo nos salimos del partido y nos venimos abajo“. El no ganar partidos hace que el equipo atraviese por un problema de bloqueo mental, pero tambien de juego. No se leen los partidos desde dentro y “on time” y de un juego de conjunto se termina en una guerra de guerrillas personales que no hacen bien por el objetivo del club que es la salvación.

La derrota del equipo alfarero le coloca séptimo de ocho en esta nueva clasificación que empezaba el domingo. Los resultados del resto de los equipos no han sido buenos tampoco para los tigres y ya hay tres equipos, de cuatro que se mantendrán a final de temporada, que abren hueco. Queda mucha liga, pero queda mucho que cambiar también.

Texto: @guspuente11

Fotografía: Alexandra Muñoz Prieto

2017-05-07T16:23:53+00:00

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.