La ansiedad condena al URO Rugby Alcorcón ante Torrejón RC

Mañana agradable de temperatura en el Polideportivo Joaquín Blume, testigo de lo que sería un partido muy importante para las aspiraciones del URO Rugby Alcorcón en su objetivo de salvar la división. El Torrejón RC salió a por todas. Arrancó el partido con dominio total de la pelota, y durante más de veinte minutos, los tigres no llegaron a tener prácticamente ninguna posesión. En esa media parte, los locales abrieron el tanteo a 7-0 después de una salida en una melé a cinco. Con posesiones muy cortas, poco a poco el URO entraba en partido, tarde como nos tiene acostumbrados esta temporada, y presionaba a los locales para que estos no tocarán la veintidós propia. Billy en dos jugadas conseguía que Torrejón se quedara con catorce y durante diez minutos con trece. Fue entonces cuando vinieron los mejores minutos del URO. Mejores minutos porque conseguían el control de la pelota, pero estériles porque no llegaron a ensayar. Antes de esto Torrejón había ampliado a 10-0 la distancia con la transformación de un golpe de castigo. Sin que los tigres pudieran sacar rédito acababa la primera parte con una sensación de ansiedad que estuvo presente durante todo el encuentro pero principalmente desde que empezaron a jugar en superioridad numérica.

La segunda parte fue otro cantar, especialmente los últimos minutos. Todo el trabajo de la primera se dio al traste con la ausencia de sensación de equipo tan fundamental en este deporte para ganar las contiendas. Pronto anotaba Torrejón, con un golpe de castigo a los seis minutos. Hasta llegar a los dieciocho, los dirigidos por Koldo en la mañana del sábado, jugaron en campo contrario y defendieron bien. Ataques cortos que en pocas fases acababan en robo de balón o golpe de castigo alfarero y vuelta a la labor defensiva. A los dieciocho minutos el partido acabó para los tigres y todo fue cuesta abajo. Los torrejoneros demostraron mayor ambición y mayor sensación de equipo, elaborando jugadas muy rápidas con apoyos en todo momento que garantizaba la continuidad del juego.

El tiempo que hubo desde el 20-0 al 48-0 final estuvo principalmente representado por una escasa o nula sensación de equipo. Acciones individuales, recriminaciones y poca humildad. Una guerra de guerrillas personales donde la “espartaniedad” de antaño, y esencial en la práctica de este deporte, brilló por su ausencia. Tanto en juego, con falta de apoyos, como en las luchas que había en el pasto cada uno sintiéndose mejor jugador que su compañero o recriminándole sus errores. Un partido que acaba con un cero en el casillero ante un equipo que no era mejor que el alcorconero pero que si lo supo demostrar en el pasto con la unión de sus jugadores y con un físico que superó la calidad de los visitantes en todos los aspectos de juego.

Esta derrota deja muy lejos a los tigres por la permanencia en esta Segunda A. El espíritu a día de hoy es poco esperanzador, ya que la sensación de no ganar un partido desde hace meses, esta atacando la ansiedad de los jugadores que ya se ven en la “B” el año que viene. Solo un poco más de trabajo en lo personal, de cara a reforzar el conjunto, unido a tener la calma suficiente en las acciones de juego y recuperar la humildad de antaño, darían la vuelta a una situación que se me antoja harta compleja y condenada a pensar que si el año pasado se salvaron del descenso por vía administrativa, este año necesitarían de un milagro similar, ya que queda demostrado en esta dupla de años que la Segunda división A no es la categoría del URO Rugby Alcorcón. Un posible descenso que no conlleva connotaciones negativas, todo lo contrario, se ha llegado al techo competitivo de esta plantilla y ahora hay que recuperar la zona de confort que garantice buen juego y felicidad tanto al equipo como a los aficionados.

En la lucha por la permanencia empiezan a haber cinco equipos muy bien colocados: Alcobendas, CAU, Torrejón, Barbarians y Atlético de Rugby. Por el descenso, por mucho que pese, dos son los máximos candidatos: Majadahonda y el URO Rugby Alcorcón. La semana que viene es turno de jugar contra el líder, difícil tercera jornada que puede hundir definitivamente a los alfareros en el fondo de la tabla, y lo que es peor, de sus inseguridades multiplicando su ansiedad en partidos posteriores.

Texto: @guspuente11

2017-05-07T16:23:53+00:00

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.