Los chicos de Oro (Crónica del campeonato, del año…de la vida…Sub14)

Trece sobre el campo, después de cinco partidos, dos jornadas, calor interminable, retrasos acumulados, seis horas de autobús y muy poco tiempo para descansar… trece sobre el campo que han empatado su último partido en el pool de Oro en la categoría de promoción. Trece en el banquillo con el corazón a mil por hora.

En Octubre, un grupo de amiguetes, ni siquiera se podría decir que un equipo de rugby; empezaba la temporada con más ganas que técnica, más miedo que vergüenza y más novatos que veteranos. Los primeros partidos de los tigres de Alcorcón, era una mezcla de cachorros de tigre, abrazos y “pegatinas” a los contrarios, y un balance de ensayos en contra. El “equipo” apenas se sostenía por las acciones individuales de los de segundo año, nada encajaba realmente…

El árbitro decide aplicar la prórroga. Cerrar el torneo con la alegría o con la derrota. Los trece, exhaustos reanudan con una patada de juego que se va directa a las manos del contrario. Empieza un ataque endiablado que nos pone contra las cuerdas…

El saldo de la primera vuelta fue negativo, ganados 3 de 7 partidos. Además había las bajas propias de este juego, más problemas para un equipo en el que había veces que costaba encontrar 13 jugadores con ganas de salir al campo a darlo todo. Con el cambio del año, la aplicación de la metodología de trabajo y la ilusión de ver que en cada partido se iban incorporando chavales nuevos al juego; empezaba a notarse que se hacía un verdadero equipo. Los tigres empezaban a jugar al rugby, al rugby de verdad. Daba igual si había lluvia, sol, suelo duro o el rival más duro delante.

Doce sobre el campo. Ha pasado un minuto, un solo minuto de hostigamiento y hay que sacar a un jugador de cada equipo. Los entrenadores se miran. Ambos deciden lo mismo, sin zaguero. Empieza otro angustioso minuto en el que los tigres juegan sin balón. A defender el territorio.

Salvo una derrota contra “Soto”, todo lo demás empezaban a ser apabullantes victorias. Juego bonito, vistoso, con un repertorio digno de los que empieza a saber en serio cómo se juega a esto del oval. El nombre de los tigres de Alcorcón empezaba a ser temido, sean amistosos, competición o internacionales, lo daban todo. El balance final de la temporada se cierra con 8 victorias en la segunda vuelta sobre 10. Con una ventaja de 233 puntos sobre los demás equipos en cuanto a ensayos, consiguiendo el bonus ofensivo en 9 partidos y dejando su marcador a cero en 3 encuentros. El equipo está listo para probarse a nivel nacional.

Once sobre el campo. La defensa sucumbe a cinco metros, el ensayo de Sitges está cerca. Un último placaje termina en un line-out providencial. Toca sacar a otro jugador. Sin ala cerrada. La victoria empieza a pagarse cara.

Después de un largo viaje hasta Oliva, los Tigres se presentan en su primer partido, es un todo o nada para luchar por la copa Oro/Plata, o la Bronce/Cobre. Enfrente toda una leyenda como el Salvador de Valladolid. El partido empieza bien para los tigres, ya tenemos un equipo de 13 jugadores plenos, con un banquillo de otros 13 que rugen y se mueren de ganas por jugar, por salir a darlo todo. ¡Vaya cambio! El partido se gana por un ataque eficaz pero sobre todo con una defensa simplemente perfecta. A por las copas Oro y Plata! El segundo partido, contra la mítica escuela de Sant Cugat es un calco al primero. Buena defensa, muy buena defensa con la meta a cero. Y los ataques son perfectos, variados, en tromba. Nuestros chicos son de Oro!

Diez sobre el campo. Recuperado el balón comienza el avance, ganamos terreno. Apenas cinco metros hasta un nuevo golpe de castigo. Oportunidad para atacar. Hay que sacar a otro del campo… sin el otro ala.

Entrar en el pool de oro hace que los cruces empiecen a ser serios, muy serios. De hecho el rival, Industriales, sería a la postre el ganador del torneo. Aun así, y pese a que Indus marca el juego con el sello propio de la casa, nuestros tigres buscan su rugby y lo encuentran. Se pierde el partido, pero somos el único equipo que es capaz de ensayarles en todo el día. Cabeza alta, orgullo de tigre. Mañana volverán a seguir trabajando en el torneo.

Nueve sobre el campo. Fuera el segundo centro. La melé sufre y pierde balones, los placajes llegan en el último momento, las fuerzas no llegan a más pero el partido no puede estar más igualado. Cada placaje puede ser el último, cada carrera puede ser la última…

El primer partido del domingo se salda con una exhibición de rugby ante Arquitectura. Los chicos nos enseñan porqué ellos son rugby. Porque saben jugar, porque saben ganar y porque saben ajustarse a un tremendo código ético que les hace únicos en el torneo. Juegan todos, hacen vibrar a la banda, los entrenadores lucen cara de orgullo. Es el plan perfecto y se está cumpliendo.

Ocho sobre el campo. Último cartucho, sin medio de melé. Un nuevo lineout, se recupera la pelota y se monta un maul que no avanza, apenas se mueve unos centímetros, el árbitro está a punto de sancionar pero el balón sale… el balón sale y vuela hasta la otra banda de mano en mano, pero vuelve a caer un placaje.

El segundo partido se juega con Sitges, este no sería tan fácil. El día se ha hecho largo, la igualdad reina desde el primer minuto. Los placajes son contundentes a ambos lados, ganan con su melé pero remontamos en los lanzamientos de touch. En varias ocasiones se puede ensayar en cualquiera de los dos bandos pero son nuestros tigres los primeros que ensayan. La respuesta de Sitges hace que el marcador se iguale. Los dos tiempos se hacen cortos para dirimir el marcador. Se tiene que ir a la prórroga… Trece sobre el campo.

Golpe de castigo. Es el momento de montar un nuevo ataque, pero sin alas el equipo no vuela, pero sin zaguero una patada y estás fuera, pero sin centros… Pero el tigre ruge, los pases salen, los apoyos llegan, la carrera por la banda y ¡victoria! Los tigres lo han dado todo, el trabajo desde el inicio del curso, hasta el día de hoy dan sus frutos. En seguida se recomponen, respeto y paseo al rival en último partido épico.

Por fin los tigres, son un equipo de rugby, son los chicos de Oro.

Texto y Fotos: Ministry of Hobby


“Campeonato para Academia sub14 en Oliva”

From URO Sub14 (2016-2017 / Campeonato de España de Rugby). Posted by URO Rugby Alcorcón on 5/23/2017 (190 items)

Generated by Facebook Photo Fetcher 2


2017-10-11T15:58:31+00:00

Un comentario

  1. Ana 25/05/2017 en 08:52 - Responder

    Los chicos son de oro, porque están junto q personas (entrenadores y club) q los están puliendo para hacerlos brillar.
    Gran relato, gran historia y gran verdad.
    Gracias al autor (Alberto)

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.